logo logo

"New art from Africa and Latin America". Saatchi Gallery

Escrito Thu 19 Jun 2014

Gran exposición "New art from Africa and Latin America" con la presencia de: Aboudia, Leonce Agbodjélou, Fredy Alzate, Antonio Malta Campos, David Koloane, José Lerma, Mário Macila, Ibrahim Mahama, Dillon Marsh, Jose Carlos Martinat, Vincent Michea, Oscar Murillo, Boris Nzebo y Christian Rosa.

Para verla con calma se necesita tiempo, pues gracias a las buenas instalaciones de la Saatchi, la muestra alberga gran número de obras.

Me centraré en los tres artistas que por diferentes motivos más me aportaron: Rafael Gómez Barros, José Lerma e Ibrahim Mahama.

Cientos de hormigas recorren las paredes de la galería número uno del museo, creadas por Rafael Gómez Barros (1972, Colombia). Seguro que casi todos los que leéis este artículo habéis visto ya alguna, señal muy importante para el artista,  pues significaría que se están expandiendo. Yo vi alguna en la oncena Bienal de La Habana.

Estas enormes hormigas hacen frente a la difícil situación de millones de emigrantes desplazados que están constantemente cruzando el planeta en busca de asilo. En concreto, su interés se centra en los colombianos que murieron o quedaron sin hogar en los últimos cincuenta años debido al conflicto armado que azota su país.

La instalación ha invadido las fachadas de monumentos nacionales y edificios históricos, como el edificio de la Aduana de Barranquilla y Quinta de San Pedro Alejandrino, donde falleció Simón Bolivar en Sta. Marta, su ciudad natal. Me dijo el autor cuando lo conocí en Pinta London, que en la sala había expuestas unas cuatrocientas y pico, pero se trajeron mil y pico pensando en invadir la fachada de la Saatchi, cosa que fue inviable al ser el edificio patrimonio histórico, y por ende, estar protegido.

Gómez Barros explota la aptitud natural de las hormigas por su duro trabajo y su compleja organización social. El artista las convierte en representaciones fantasmales de personas desaparecidas con una nueva capacidad de recuperar el silencio que algunas instituciones han mantenido durante décadas. El título de la obra, "Casa Tomada", hace referencia al escritor Julio Cortázar, quien declaró: "a menos que un país entierre a sus muertos, siempre habrá fantasmas en el ático".

El segundo autor es Jose Lerma. Su trabajo se basa en un compendio de medios, referencias y elementos que combinan su historia personal, sus extensos reconocimientos académicos con su conocimiento de la historia social.

El artista nació en España en 1971,  pero se crió en Puerto Rico y actualmente vive entre Brooklyn y Chicago. En su pintura tiende a usar imágenes de retratos de estilo barroco de los famosos banqueros históricos franceses del siglo 18 con sus pelucas. Empezó a dibujarlos después de fotografiarlos mientras era estudiante de derecho.

Las piezas de esta exposición son monumentales y a veces hasta decadentes en cuanto al uso de garabatos y otros aspectos de la pintura. Los colores pastel añaden una ligereza a la pieza y funcionan bien con la dureza de los perfiles de los retratos, los banqueros de una cierta edad. Utiliza objetos en su pintura como un paracaídas militar de color rosa, que lo usa a modo de velo o como marco de la obra. En un principio el paracaídas me pareció una vela de barco teñida, que quizás no hubiera sido una idea descabellada en el contexto de la obra.

Hay algunos elementos que no pasan desapercibidos en la sala y son los teclados electrónicos que utiliza de apoyo entre el suelo y sus pinturas. Los utiliza como una forma de combinar los elementos anteriores de su obra y el colapso de la obra en su conjunto. En cierto modo, es como si las pinturas se convirtieran en participantes activos en el arte, sin embargo, más allá de esto no hay significado.

Sus dibujos realizados, tipo dibujo animado, se acumulan en el lienzo como teniendo dificultad para respirar o por conseguir espacio. Jose Lerma usa el garabato como referencia para el aburrimiento, tomando el pequeño gesto de una actividad repetitiva y pudiera verse la presencia de los teclados electrónicos como una evidencia a la misma referencia, el sentir el zumbido del teclado, además de lo tortuoso de los garabatos.

Ibrahim Mahama (Tamale, Ghana.1985) es el tercero de los artistas que me impactó. La virtud principal de su obra, tratándose de Public Art, es la exigencia más allá de las jerarquías impuestas por museos o galerias. En el exterior, las observa la gente sin ideas preconcebidas, se enfreta a un público ignorante, quizás aflorando una sensación de asombro o cuestionándola.

La espectacular instalación de Ibrahim Mahama son sacos de carbón cosidos, son el resultado de su investigación sobre las condiciones de la oferta y demanda en los mercados africanos. El producto final-el arte- está igualmente representado en plazas de mercados desafiando de este modo el sistema de valores intrínsecos de estos objetos.

En ocasiones Ibrahim embellece los sacos adicionando parches de impresión china hechos a mano: al hacerlo se añade otra, aunque ficticia, capa de interpretación del movimiento mundial de mercancías.

Puede que uno al estar frente a su instalación crea sentirse ante un escenario de teatro y su gran telón, no sólo por sus dimensiones, sino por el ambiente creado por la iluminación, pero quedarse solamente con esa sensación es estar lejos de la intención del artista, pues a menudo Mahama muestra sus sacos asignados en espacios exteriores, envolviendo mercancía en los mercados o envolviendo las fachadas de museos, convirtiendo la acción de envolver en una acción política sobre los mecanismos de comercio que definen la economía mundial.

Fue la última pieza que ví de la exposición antes de salir de la galería y realmente me alteró la adrenalina. Mi enhorabuena a este joven artista ghanés.

Del 2 de Abril al 2 de Nov.2014

Más información http://www.saatchigallery.com

Galería de Imágenes