logo logo

Museo de la Biodiversidad. Frank Gehry.

Escrito Sun 18 Sep 2016

El Museo de la Biodiversidad o Biomuseo es un Museo de Historia Natural que se encuentra en la ciudad de Panamá, diseñado por el arquitecto Frank Gehry, el único de sus edificios construido hasta ahora en América Latina.

Con infinidad de premios como el Principe de Asturias y el Pritzker, Gehry levanta joyas arquitectónicas para muchos, y para otros sus proyectos sólo son objeto de polémica por sus extravagancias y sus costos.


Siempre innovador por sus formas osadas y caprichosas, sus edificios son un referente indiscutible. En esta ocasión 4000 metros cuadrados con vistas a la bahía de Panamá hacia el este y la entrada del océano Pacífico al canal de Panamá al oeste, este vibrante edificio multicolor fue concebido por Gehry para albergar una serie de exposiciones permanentes, rodeado de un parque botánico. Se construyó con el apoyo del Gobierno Nacional, la empresa privada y organismo de investigación científica como el Instituto de Investigaciones Tropicales Smithsonian. Su diseño es un atrio al aire libre, cubierto por un dinámico conjunto de doseles metálicos de diversas formas y colores. Los doseles hacen referencia a la arquitectura canalera de los techos de zinc y los colores del edificio evocan al hábitat neotropical de Panamá, ofreciendo protección contra las fuertes lluvias impulsadas por el viento. Está elevado un piso por encima del nivel del suelo, el atrio ofrece amplias vistas al canal y a la ciudad de Panamá.

Desde la entrada principal se accede al atrio que posee a modo de alfombra de un acertijo con letras de colores que las bedeles invitan a esclarecer; “ Puente de vida” es la solución, el lema del Museo, que dando nombre también al edificio. Desde este punto se accede a las exposiciones permanentes y temporales, encargadas de explicar lo que supuso la formación del istmo de Panamá surgiendo del mar uniendo dos continentes. Comenzando por la Galería de la Biodiversidad: una introducción al concepto de biodiversidad y un gran muro explicativo sobre animales y plantas locales. Esta galería da paso a una sala de proyección de tres alturas con diez pantallas, sumergiendo al visitante a un documental sobre la naturaleza en Panamá. Hasta el mismo suelo está recreado con una proyección, dando un ambiente muy real. Se continua el itinerario con una instalación de formaciones rocosas de 14 metros de alto explicando el surgimiento del istmo, su efecto sobre el clima y evolución. La sala de El Gran Intercambio denominada así con grupos escultóricos que fueron parte del intercambio que tuvo lugar entre Norte y Suramérica cuando las unió el istmo de Panamá tras 70 millones de separación. Existe un espacio semiabierto, lleno de columnas con paneles de colores contando la historia de los humanos en el istmo, llegando a la sección que habla de los océanos y que se transformará dentro de poco en un acuario, concretamente dos acuario cilíndrico que explicarán cómo el Pacífico y el Caribe evolucionaron de contundentemente diferente al quedar separados por la formación del istmo.


Como colofón hay expuestas maquetas explicativas de la próxima remodelación que se llevará a cabo, levantando un par de acuarios, uno representando al océano Pacifico y otro al Caribe, otra maqueta reproduce una gran escultura,a la vez planta, animal, insecto y microorganismo, para concienciar al público de la importancia de cada criatura, independientemente a su tamaño real. 

Gracias al proyecto de Gehry, este proyecto se ha convertido en uno de los referentes atractivos para de Panamá como destino cultural y eco turístico. La ciudad lo tiene como exponente y como símbolo de preocupación ante el mundo, proyectando así su preocupación por el medio ambiente y su conservación. He de decir que quería visitarlo, y más después de haber conocido hace un mes uno de los edificios más espectaculares de Gehry, la Fundación Louis Vouitton en París, al que no hay que comparar. Sí tiene el sello Gehry de dinamismo, de jugar con el interior y exterior y es importante el concepto de biodiversidad, pero mis expectativas eran otras. Lo recomendaría a escuelas y para visitar una vez si y sólo si interesa mucho,  ya que cuesta el precio módico de 18 dólares, rebajado pues hasta hace poco costaba 22. Pero el paseo por su exterior vale la pena por el emplazamiento, viendo los barcos acercándose al canal hacia el puente de las Américas.


Dirección Calzada de Amador,edificio 136.

Para la visita guiada se requiere de reserva previa. ventas@biomuseopanama.org.

Teléfono + 5078306700


Galería de Imágenes