logo logo

"Desaparición". Vicente Talens en Mr. Pink.

Escrito Wed 16 Nov 2016


Pasé un buen rato en Mr. Pink, donde por fin pude conversar un buen rato con Vicente Talens, gracias a su “chica jabalí”, pues coincidí en Mr. Pink con él hace unos años cuando yo expuse con Al Marge Espai d’Art, pero no pudimos concedernos tanto tiempo. Quedamos en la misma galería, ya que Vicente presenta desde el pasado 30 de Septiembre ( dentro del marco de Abierto Valencia) su exposición “Desaparición”, y fue un lujoso vivirla con él, con esa pasión que pone cada vez que cuenta sus proyectos y que te explica sus piezas, aunque lo tenga que hacer una y otra vez. El nombre de la muestra proviene de la desaparición física de la galería. Me asusté cuando ví en una red social la foto de la puerta sellada de la galería. “Mr. Pink ha cerrado!”, pensé. Vicente lo consiguió conmigo, consiguió el efecto, pues procedió a sellar la puerta de la galería, tapándola y camuflando su entrada con el mismo color del edificio, haciendo alusión al ocaso de las galerías como sistema de difusión mercantil de arte contemporáneo o tal vez una reflexión amarga sobre el mercado del arte y su final.


 Finalmente pude ver, la serie, tan familiar para mi, “Paseando al perro”. El artista fotografía objetos curiosos, extraños que encuentra por la calle, que no recoge, los fotografía y documenta porque le gusta la composición que presentan, su apariencia física, simbolismo, su doble juego. Dignificando su apariencia, como lo hacían los surrealistas.Vicente documenta lo que encuentra y lo que vive, siempre con su móvil listo para fotografiar, pues me llevó

 enseguida junto con Nacho Ruiz a tomarnos una foto delante de “Malas influencias”, un gran lienzo que representa un paisaje nocturno, un bosque sobre el que aparecen los relieves escultóricos con la efigie y el nombre de los diez personajes que más han influido en su trabajo como artista  Jarvis Cocker, Zigmunt Bauman, Achille Bonito Oliva, Ayn Rand, Rafael Calducho, Anselm Kiefer, Neo Rauch, Philip Roth, Walter Benjamin y Jean Giraud. Lo sorprendente es que lleva pintando ese cuadro toda su vida con diferentes evoluciones. En este, cuatro grandes arboles aparecen en primer plano, casi oprimiendo como los barrotes de una cárcel. Sin hojas, sin frutos y sus ramas acaban puntiagudas sobre un fondo oscuro . Hay una rama caída y una pequeña construcción de ladrillo totalmente vacía que pudiera que pudiera ser tanto una tumba como un mausoleo. Con esta obra Vicente conmemora la vida y obra de otros, la influencia sobre su obra y en aquello con lo que un artista se identifica.

Como Mr. Pink tiene una segunda sala, un poco escondida, queda a modo de sorpresa la última propuesta del artista, una proyección que se centra en el proceso de ocultación y desocultación del cuerpo. Tales va descubriendo un cuerpo, a partir de una escultura de barro, rememorando al origen de la creación, a Dios como artesano, alfarero, escultor construyendo con sus propias manos el cuerpo del hombre a partir del barro.

Una escultura de hormigón apoyada de una imagen en la pared es otra de las obras protagónicas con las que Vicente se fotografía, invita al público a hacerlo. Me decía él que se le ocurrió esta pieza estando con un amigo en Dinamarca. “El bloque”, el artista recrea el doble asesinato del pintor y de la pintura. Se trata en realidad de una piedra y una radiografía de la misma con un texto explicativo en la pared. Me encantó cómo se las ingenió Vicente para hacer esa radiografía. Otro acto de aparición - desaparición que con mucho ingenio nos presenta Vivente, aportando una historia ficticia que pudiera ser totalmente real. 



Galería de Imágenes